“Cuando yo era niña, subía al techo de mi casa para observar el cielo fijamente: esperaba que una cosa extraordinaria aconteciese...una nave espacial...quería ver extraterrestres...tenía tantas ganas. Es en este espíritu que concibo mi trabajo.”